El testamento vital
17 abril, 2018
Jesús Laborda en “Buenos días Madrid”, TeleMadrid 19 Junio 2018
19 junio, 2018

Negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia

La negativa a realizar las pruebas de alcoholemia. Es delito o infracción administrativa?

Cuando una persona va conduciendo un vehículo y es parado por la Guardia Civil, Policía autonómica o local, es posible que le inviten a someterse a un test de alcoholemia.

Si se niega a realizar dicha prueba, ¿qué sucede?

Muy posiblemente los agentes consideren que está cometiendo un delito de desobediencia por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia (artículo 383 Código Penal), que castiga al conductor con la “pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.” Esta pena en principio es mayor de la que resultaría si el conductor se somete a la prueba y da positivo.

Los tribunales han mantenido posturas discrepantes respecto a si estamos ante un delito o únicamente ante una infracción administrativa. Algunas Audiencias Provinciales han entendido que solo estamos ante un delito si la negativa se efectúa por conductores implicados en un accidente de circulación, o conduzcan con síntomas que permitan razonablemente presumir que lo hacen bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Si bien, en Marzo de 2017 se ha dictado sentencia por el Pleno de la Sala Penal del Tribunal Supremo que declara que se cometerá un delito contra la seguridad vial previsto en el art. 383 Código penal si el conductor se niega a someterse a la prueba de alcoholemia aun cuando no revele signos de encontrase bajo los efectos del alcohol ni haya infringido normas de circulación.

¿Y si nos sometemos a la primera prueba, damos positivo, pero no queremos someternos a la segunda? La negativa a hacerse una segunda prueba de alcoholemia tras dar positivo en la primera es delito. El Tribunal Supremo ha podido unificar doctrina en una materia en la que existían sentencias contradictorias de las audiencias provinciales, ya que unas interpretaban que la negativa a la segunda prueba de alcoholemia era delito, y otras no. La negativa a la primera medición es muestra de una rebeldía mayor y por tanto podrá merecer una penalidad mayor. Pero las dos mediciones de alcohol deben considerarse dos fases de una única prueba y resalta que la segunda no es solo garantía de los derechos del conductor, sino también del sistema, por lo que es obligatoria y no voluntaria por parte del afectado.

Así, si la Policía o Guardia Civil le invita a efectuar un test de alcoholemia, lo mejor para evitar que le imputen un delito de desobediencia, es que se someta a efectuar dichas pruebas.

Recuerde que puede acudir a nuestro Despacho para cualquier duda o aclaración que precise.

Francisco Catalá Guerra
Abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Podemos ayudarte?

Enviar
Información básica sobre protección de datos:
Responsable: Jesús Laborda Díaz
Finalidad: responder al mensaje que enviado a través de este formulario
Legitimación:  consentimiento de comunicación con Ud.
Destinatarios: Sus datos serán guardados en Arsys Internet S.l., proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD
Derechos: Tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.
Información adicional: Puede consular la información adicional y detallada sobre Protección de Datos nuestra  Política de Privacidad.