El pago del IBI cuando hay desacuerdo entre herederos
15 enero, 2018
Reclamación contra el seguro de la empresa en accidentes de trabajo
7 febrero, 2018

El ejercicio del derecho de separación del socio en caso de falta de distribución de dividendos.

Dándose determinadas circunstancias, los socios de una empresa pueden ejercer su derecho de separación de la misma, esto es, su derecho a dejar de ser socios siendo reintegrados con el valor económico que su participación tenga en ese momento.
El fundamento base sobre el que se establece este derecho es la ruptura de elementos básicos del contrato societario y las causas por las que cabe su ejercicio serán las que libremente se establezcan en los estatutos sociales y, además, la que establece la Ley de Sociedades de Capital con carácter de derecho inderogable.
Estas causas son:

a) Sustitución o modificación sustancial del objeto social.
b) Prórroga de la sociedad.
c) Reactivación de la sociedad.
d) Creación modificación o extinción anticipada de la obligación de realizar prestaciones accesorias, salvo disposición contraria de los estatutos.
e) Falta de distribución de dividendos.

Dado que los cuatro primeros supuestos tienen un carácter más excepcional en la vida de la sociedad, merece la pena detenerse en el quinto de ellos, presente potencialmente en cada ejercicio económico.

Requisitos y plazos para su ejercicio:
Para poder ejercitar este derecho deberán cumplirse los siguientes requisitos:
a) Sólo cabe ejercitarlo a partir del quinto ejercicio desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad.
b) El socio debe acudir a la junta general y votar a favor de la distribución de los beneficios sociales.
c) La junta general debe haber acordado la no la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación.
d) El accionista debe ejercitar su derecho en el plazo máximo de un mes.

De concurrir todos estos requisitos, remitiremos un requerimiento al órgano de administración de la sociedad anunciando nuestro deseo de separarnos de la misma, y ésta tendrá que reintegrarnos el valor razonable de nuestras acciones o participaciones.

Como es habitual que sea esencialmente la valoración de las acciones o participaciones el aspecto que puede generar mayor conflictividad, la ley prevé un preciso procedimiento para llegar a su cuantificación y pago al socio.

Procedimiento para la valoración y pago de las participaciones sociales o acciones:

Como resulta obvio, en caso de acuerdo entre la sociedad y el socio en la valoración de las acciones o de la persona que haya de valorarlas, será este el acuerdo bajo el que sea liquidadas, pero como no es común que tal acuerdo se alcance fácilmente, la ley prevé que el registrador mercantil del domicilio social – a instancias de la sociedad o del socio- nombre un experto independiente que lleve a cabo la valoración.

Este experto independiente deberá facilitar su informe en el plazo de dos meses desde su nombramiento y la sociedad, a su vez, deberá poner a disposición del socio o socios afectados el importe en que se hayan valorado las acciones en el plazo de los dos meses siguientes a partir de la recepción del informe.

Por último un detalle importante: los honorarios del experto independiente deberá satisfacerlos la sociedad.

Victor García Rivas
Abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Podemos ayudarte?

Enviar
Información básica sobre protección de datos:
Responsable: Jesús Laborda Díaz
Finalidad: responder al mensaje que enviado a través de este formulario
Legitimación:  consentimiento de comunicación con Ud.
Destinatarios: Sus datos serán guardados en Arsys Internet S.l., proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD
Derechos: Tiene derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.
Información adicional: Puede consular la información adicional y detallada sobre Protección de Datos nuestra  Política de Privacidad.